2006/06/30

Relato de verano 02.

Comenzaba el viaje y dejaba atrás muchas cosas: mi vida pasada, mis miedos, mis complejos... pero también mi familia, mis amigos, mis rutinas aprehendidas.. sabía que una vez tomada la decisión no podría volver atrás.

Cuando encendí el motor un escalofrío recorrió me recorrió el cuerpo, ahora sé que es lo que se siente cuando te lanzas al vacío, porque para mí el recorrido que ahora comenzaba era un vacío repleto de pequeños instantes, que se encargaría de “redecorar” mi vida.

Tenía que decidir algunas cosas básicas, entre ellas, el rumbo a seguir durante el viaje, y, por dejar más posibilidades abiertas a la indecisión, elegí la opción de subir al norte, menos atrayente y más agreste a primera vista, pero mucho más acorde con mi propia forma de ser, radiante los días soleados y lóbrega y oscura los días que no veía un rayo de luz posándose sobre mi cara.

Noté que el corazón se me aceleraba, una sensación de vertigo me invadía pero, a pesar de todo, metí primera y aceleré lo más fuerte que pude. Conduje a gran velocidad a pesar de infringir varias normas básicas de circulación, el problema de los puntos no era tal, ya que no sabía si un día volvería... la huida era no solamente de mi vida anterior, sino de la forma de ser que la había condicionado hasta ese momento, así que había que romper con los rituales que me mantenían en esa situación de agobio. Cuando salí de todos los cinturones de circunvalación típicos de una gran ciudad elegí tomar una vía secundaria para no tener que encontrarme con nadie.

Conduje durante más de tres horas y, llegado ese momento, apareció ante mí una pequeña indicación de un pueblo a unos 3 km de donde me encontraba. Era una señalización diferente a cualquiera de las que había encontrado hasta entonces y decidí seguirla, algo me decía que tenía que encaminarme hacia allí para encontrarme con algo, no sé si paz o desasosiego como decía Pessoa, pero notaba cómo el pueblo me atraía de una forma que hasta entonces no había sentido.
El paisaje era seco, era un pueblo de la vieja castilla, árido y de colores fríos, frío como el que sentía según me acercaba al pueblo..... en el coche, sonaba... de fondo... Stop crying Your Heart, de Oasis.

9 comentarios:

Landahlauts dijo...

Desaparecer. Huir hacia delante sin saber muy bien a donde, dejando atrás todo aquello que te mantenía atado. Escapando de la rutina, de la normalidad y sintiendo un vacío similar al que notas cuando te lanzas al vacío haciendo puenting. Delante... la libertad.
Es muy bonito, Ros. Una bocanada de oxigeno en un viernes de final de mes (que son más puñeteros).

Landahlauts dijo...

Y muy buena la música. :)

Ros dijo...

Que vá, es bastante malo!!!! pero en 10 min no da para más...

Reiteración excesiva de la primera persona del singular (es que todavía no he decidido el sexo del viajero, que acabará siendo hombre como si lo viera)...

pero lo de escapar si que es un sentimiento universal si estoy de acuerdo... pero no soy muy valiente para eso es lo que hay...

claro me metes presion y es la única manera que conozco para escribir...

fin de mes al fin que malo ha sido el jodío.....

Landahlauts dijo...

Diez minutos?
Está muy bien. A mi, la parida de hoy me ha costado un rato más.
El sexo:
El otro día pensaba sobre ello. Lo difícil que sería para mi escribir sobre una mujer, desde dentro, em primera persona. Es complejo hacerse a la idea de los sentimientos íntimos de una mujer, por lo menos para mi, no creo que fuera creible. Gala, en eso, también es un genio.
Valiente?:
¿Quién lo es?

Ros dijo...

mmm desde que me lo has dicho hasta que me he puesto y eso, si, más o menos lo tenía pensado pero no escrito....

pues yo creo que siempre es más fácil escribir en el puesto del sexo contrario, la literatura está llena de estos casos, cuando se escriben apasionadas historias de amor.... los escritores son tíos... si son mujeres desquiciadas y rayaduras varias, son tias.
ejemplo: henry james... escribe como dios de relaciones (además de otras muchas cosas) y lucia etxebarria y almudena grandes sobre las rayaduras de las mujeres , prefiero la segunda of course...

no puedo con gala, a excepción del libro este de granada que sí me gusto....

el mundo está lleno de valientes...

Landahlauts dijo...

Pero escriben sobre el amor...no sobre "el alma" de la mujer. Los hombres podemos hablar de amor... también tenemos nuestro corazoncito. "...si son mujeres desquiciadas y rayaduras varias, son tías..." ---> ellas conocen los promblemas de una mujer.

¿el mundo lleno de valientes? que suerte.

Miel dijo...

Encontró o encontraste o encontrara lo que busca el protagonista o de nada sirve huir si te persigue la culpa.
To continue

Ros dijo...

El protagonista huye de sí, es obvio... la culpa es otro hilo posible... tendría que hacer un flasback y explicar el comienzo de la amargura... pues puede ser eterno y yo a más de 50 paginas nunca he llegado... se me acaban las historias, los personajes no me dan de sí... y no soy capaz de continuar....

Markitos dijo...

Me parece que sería mejor una protagonista femenina (o transexual, por la semana del orgullo y eso).