2007/04/27

Relato


Así las encontré... tiradas en medio de ninguna parte... olvidadas por no se sabe quien ... nunca echadas de menos... así me encontré un día a las palabras...
Me acerqué a ellas despacio, muy despacio... las recogí y poco a poco las fui separando; estaban oprimidas, confudidas y perdidas... no sabían de dónde venían ni muy bien lo que allí hacían. El interlineado había desaparecido, ya no eran negro sobre blanco, no eran vida futura real o imaginada, no había vida en su finito contexto espacial... eran solamente negro sobre más negro sin más. Las recogí como digo... las mimé y cuidé... poco a poco se fueron expandiendo... fueron tomando forma y cuerpo, en ocasiones se mostraban tan helvéticas y frías que me daban miedo, siendo tan futuras y bauhaus, tan avantgarde que te dejaban fría... otras veces sin embargo... eran tan cálidas y cursivas, tan ballroom tango o alexei copperpleit que daban ganas de perderse entre sus curvas... mis preferidas eran las sencillas las simples, las ariales y bahamas, sin ornamentos ni artificios, claras y precisas... como yo quería que ellas fueran...
Con el paso del tiempo fueron tomando confianza claro... y se sintieron cómodas y confiadas... tranquilas y en paz... se fueron abriendo y me contaron su historia... mi historia en realidad.
Me contaron cosas que no recordaba, momentos que pensaba había perdido para siempre o que había querido olvidar... me hicieron viajar a la infancia, a mis miedos más ingenuos (que tampoco distan tanto de los actuales, basados como siempre en la falta de respuestas ante preguntas sin formular.... silencios elegidos y autoimpuestos por no se sabe bien qué intrínsecas razones de mi ser) me hicieron viajar por los amores: los tenidos, los pretendidos, los perdidos y los imposibles... los cercanos y lejanos y los que me han llevado hacia ningún lugar... me hicieron llorar y reir con amigos y familiares, presentes y pasados, con momentos de magia especial y atardeceres que nunca debí dejar atrás.... así volví a verme leyendo poesía de quinceañera... contando historias más adelante y en otro mundo al tener un libro en las manos... las palabras me hicieron encontrarme de nuevo y, aunque no recuerdo en qué lugar las recogí ni qué es lo que hacía allí... me alegro de haberme encontrado con mis palabras... incluso con las que nunca fue capaz de decir.

8 comentarios:

françois buren dijo...

Impresionante!!! Que gran relato...Imagino que me llego por ser diseñador y entender la importancia y el peso de una fuente... mis favoritas como no Helvetica, Arial, Futura.. y para trabajar en mis textos Courier me encanta ese punto de maquina de guion americano.

Si me lo permite añadire un final paralelo y fantastico:

Y el barril de residuos radiactivos callo y las fuentes que estaban cercanas mutaron en COMIC SANS!!!!
¿Sabian que el autor de la Comic Sans a pedido formalmente a Microsoft que la retire de la circulación.?

Presionado dijo...

Si alguien escribe algo y nadie lo lee... ¿realmente lo ha escrito?

Si alguien lee algo que nadie ha escrito, ¿realmente lo ha leido?

Si alguien no ha escrito ni leido nada en su vida, ¿realmente ha vivido?

Alba y Alvaro dijo...

Ya sabes que a veces el freehand sustituye las fuentes si no las tienes instaladas... pero hay cosas que da lo mismo en que tipografía las escribas. Las palabras siempre son nuestras, porque siempre somos los primeros en escucharlas, aunque no lo haga nadie más.

Besos

Kate dijo...

estupendo Rosana, de verdad!
ojala todos los escritores escribieran como tú! siempre consigues tocar mi alm con tus relatos.

Halo dijo...

BUREN: mmmmmmm gracias... a mi me gusta la tahoma y la arial...

la comic sans mola para los niños!!!!

PRESIONADO: me parece que ya
sabes la repuesta

ALBA Y ALVARO: graaaaaaaacias.... si, freehand es mu apañao...!!!!!

KATE: me has puesto roja jodia

Halo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
yunzapito dijo...

Pobres palabras... tu relato, que me ha gustado mucho (la foto increíble como todas las que seleccionas), me ha recordado a un post de el amigo Landa, en el que nos invitaba a adoptar una palaba.

¿ No estás de puente ?

Halo dijo...

noooooooooooooo currooooo y llueve... pero bueno, mañana y pasado no trabajo...