2008/05/08

Objetivo Birmania

Me desayuno por las mañanas con las noticias y veo un día más imágenes de la catástrofe sucedida en Birmania y he de reconocer que me es ajena y no me paralizan las imágenes que deberían hacerlo y veo gente que muere y no tiene ayuda y no me siento "en la piel" de las personas que veo y sé que eso es lo peor pero es la realidad y sé que es precisamente porque a fuerza de verlo uno se habitúa y la novedad se convierte en rutina, y la rutina no llama la atención y lo que no te llama la atención no te duele y, como además está a miles de kilómetros de distancia, no duele, así que veo cómo madres lloran por sus hijos muertos, veo como las embarazadas están condenadas a morir y cómo los abuelos lloran porque saben que no tienen futuro y vivien mientras sus nietos, con una vida por delante, han muerto en sus brazos... y lo miro pero no lo pienso y lo veo pero me estoy preparando un café. Y como una se levanta con encefalograma plano (ese que no mejora a lo largo del día) pues le da por pensar que desde 1962 esa gente vive bajo una dictadura, como otros tantos países, pero sufre catástrofes naturales de manera cíclica y nadie hace nada (si que lo hacen)... y entonces piensa dónde está la ONU, y las ONG's (que si que están haciendo presión, que si que hacen cosas, que si que su trabajo es válido que no les quito ni un ápice de importancia) y, lo que es más importante, donde están las fuerzas internacionales, esas que "velan por la paz" del mundo... y dejan que aquello siga como siga... quizás es que no quieren intervenir aunque sea por razones humanitarias (¿no hicieron eso en Panamá o Yugoslavia?) para no provocar conflictos con los países asiáticos, quizás es que es muy complicado establecer un canal de comunicación y ayuda por via diplomática o, sencillamente, es que quizás Birmania no interesa porque es pobre y no tienen nada que ofrecer la mundo más que la riqueza propia de su gente y su cultura.
Y entonces de repente tu sigues pensando en eso mientras que sigues escuchando las noticias y se alternan noticias como las del cuatro a uno del Madrid al Barça... o que Josef Fritzl no se considera un monstruo por haber violado y secuestrado a su hija, sino que encima ella debería estarle agradecida si eso por no haberla matado... es un ejemplo civilizado lo que ocurre en Austria... que además se repite... lo cual debe ser indicativo del estado de la sociedad pero esto imagino que lo estudiará algún sociólogo.... y vuelves de nuevo a la tele... porque yo me pongo la tele como el que antiguamente se ponía la radio... y ves cómo las imágenes de la familia de Fritzl no se muestran, porque hay que protegerla... porque tienen derecho a su intimidad... pero claro, las familias de Birmania, que mueren, que están pasando por unas condiciones horribles, aparecen en tu pantalla, y los comentarios que suscitan en los presentadores de las noticias son bastante dispares... José Ribagorda... el otro día clalificaba de monstruo a Fritzl en Telecinco y las noticias de la Sexta son cualquier cosa menos algo que intente ser imparcial... y claro se te va la pinza y piensas que el concepto que tú pensabas de la objetividad (dentro de las líneas ideológicas que cada organización de prensa tiene) está bastante devaluado (como decía Mafalda, que la paz... estaba devaluada, pues la objetividad y profesionalidad de los periodistas también) y que el periodismo está fatal.... y que ya ni merece la pena ver las noticias y que lo mismo te encuentras como noticia de cabecera que Andrés Pajares tiene un trastorno bipolar que las manifestaciones antiolimpiadas... así que, una vez que estaba ya en el coche y sonaba aquello de Portishead al empezar su nuevo trabajo Third que dice en portugués que voçe tem o que voçe merece... me ha dado mucha pena... porque creo que nadie en Birmania se merece lo que le está pasando.

2 comentarios:

Funksturm dijo...

Solución: no ver la tele más que para poner pelis/series.

ISOBEL dijo...

Es duro pensar que eres insensible, aunque yo soy de la opinión que hay que actuar con lo que tienes al lado, eso si que es duro de verdad, es mas fácil mirar hacia otros lados o a mas distancia, besos de viernes