2008/09/19

Fragmentos

A mi este hombre y es una opinión personal que quizás este equivocada, me resulta cada vez más parecido a Muñoz MOlina.
La primera vez que leí a Pavese no me pareció gran cosa, con Pavese, como con muchas cosas en la vida, hay que insistir. Ahora que tengo tiempo, volveré a Pavese.
Os dejo con el artículo de Ray Loriga para El País y con un fragmento que me parece especialmente significativo.
El escritor es un imbécil que se cree Dios, y Dios es un imbécil muy parecido.

A menudo alguien pregunta si no da cierta vergüenza hablar de la propia vida, sin darse cuenta de que hay que tenerle un respeto mayor a las criaturas inventadas, porque sólo ésas son del todo inocentes.

El animal que se reconoce es un animal enfermo, el resto de los animales están a otras cosas.

Yo más Yo somos todos, y éste no es más que un trabajo como cualquier otro. El fontanero no es el dueño del agua, el que porta la antorcha no es la luz.

De los demás conocemos la sombra, de nosotros el reflejo, y eso es no saber nada y seguir preguntando, es decir, seguir escribiendo. Más allá de la mirada, el mundo se esfuma, y si las manos de lo que quisimos ya no están, ¿qué nos queda?

Sólo lo nuestro. El día en el que por fin aprendimos a atarnos los zapatos, la primera noche en la que el miedo no nos vencía del todo. El Yo-Yo de la infancia, y la certeza de que Pavese no ha muerto para nada.

1 comentario:

Funksturm dijo...

Yo no sé si es el catarro o soy yo tal cual, pero no he pillado ni papa de lo de Loriga.