2009/05/30

La Vergüenza

Cuando termina la Seminci piensas aquello de, tengo que ver la peli ganadora y, con el Festival de Málaga pasa lo mismo. Película que gana, película que merece la pena ver. Si a todo esto juntamos que actúa Alberto San Juan pues nada, ya de cabeza al cine.
La lástima asistir a una proyección y pensar que tú eres la única persona para la que están trabajando ya que la sala, un viernes, está vacía. Que si que tiene sus puntos buenos claro, que es un pase privado y todo lo que quieras, pero da pena que la gente no acuda a ver cine español (me refiere a la gente a la que supone va dedicada la peli) de este estilo porque muchas veces se acude a ver películas extranjeras pequeñas como puede ser esta y se ensalzan y, cuando se hace algo similar aquí, no las ve ni Dios. En fin, that's life.
La Vergüenza habla de una pareja en la mitad de su vida y se filma a través de medios planos casi siempre. Pepe tiene una productora que, por lo que comentan en la peli, debe ser similar a Bip-Bip Records; Lucía ha dejado su puesto como Directora de Comunicación en una Fundación y tienen una vida acomodada. Viven en una casa típica no sé si de película o de la realidad, donde se alternan los muebles del ikea con los luminosos rescatados de cualquier tienda retro pija. Innumerables libros, vinilos, cd's y películas nos constantan que ellos son una pareja inquieta y con gusto y en la cocina encontramos el típico smeg alternado con los muebles que podíamos encontrar en las pelis de los 70. Es esa típica casa que nos quiere contar cosas porque es en esa casa donde transcurre prácticamente toda la trama y, como un personaje más, nos tiene que contar una historia propia que nos sitúe dentro de la principal.
La historia de Pepe y Lucía es la de una pareja que tiene a un niño en acogida y siente que no puede seguir adelante porque toda la estabilidad que tenía se está yendo al traste con el niño. En realidad también es una historia de pareja, una pareja que tiene que enfrentarse por primera vez a un problema que los supera, una pareja que han tenido una vida que ha transcurrido con una aparente tranquilidad y que de repente se ve superada por algo que no tienen por qué aguantar si no quieren.
Dice el director, David Planell que San Juan es su alter ego y el de muchos otros hombres de su generación. Llegan a los cuarenta y, como dicen en la película, se miran al espejo y no se reconocen, o no quieren reconocerse, se dan cuenta, (nos damos cuenta según vamos creciendo) que se hacen mayores y que no quieren y a que quieren seguir siendo como eran (ahí vemos todos los pequeños hobbies y detalles que atraen a Pepe).
Imagino que todos los que tenemos una edad entre los 30 y los 45 nos podríamos sentir igual. Te vas haciendo mayor y quieres seguir teniendo lo de antes y te cuesta aceptar lo que viene. Nos pasa a todos y nos seguirá pasando, más dentro de esta nuestra cultura que alarga y pospone la vejez cada vez más de manera que hay que ser un eterno adolescente para que tu vida sea plenamente satisfactoria.
El carácter del niño, su proceso de adopción, la lucha que mantiene con ellos es la historia que nos guía por la película y que nos enseña también el propio drama del niño. Sin embargo creo que a mí personalmente me llamó más la atención la relación que mantienen ellos. Hay una escena en la que Pepe se echa literalmente en los brazos de Lucía porque no puede más, no sabe continuar. Se echa en sus brazos sencillamente porque necesita que alguien le diga que todo va a salir bien. Todos necesitamos a veces que llegado ese momento de caída alguien tire hacia arriba de nosotros. Hay otra muy buena en la que la pareja se sincera y ella le dice: no me gusta tu comida. No me gustan los platos tan sofisticados, me gustan las cosas sencillas, los huevos fritos, un filete con patatas. Pues eso, que muchas veces no hace falta ser tan rebuscado y es lo sencillo lo que queremos.
Cuando se han decidido por fin a devolver al niño, Manu, se producen sentimientos enfrentados entre ellos y con la responsable de que ese cambio se lleve a cabo. El resto no lo cuento por si alguien todavía no me ha matado al leerse esto y decide ir a verla.

Me ha gustado la película a pesar de tirar de algunos típicos-tópicos. Creo que refuerzan el mensaje de la historia. Me ha encantado el director de producción. No me ha gustado mucho la iluminación y me esperaba otra banda sonora al tener el personaje una relación tan fuerte con la música.

El director tiene un blog y la imagen la encontré en el facebook de la película (sigo sin estar en Facebook pero la primera entrada que aparece al buscar la película en google enlaza allí y me ha parecido una manera sencilla de coger la imagen. No estoy a favor de facebook pero utilizarle vilmente para mis propósitos no me parece mal). Y sabiendo como es de alto San Juan y los taconazos que llevaba la protagonista, Natalia Mateo, que además me parece muy guapa, no puedo dejar de pensar en lo bajita que tiene que ser, una muñeca vaya y que me sonaba del corto ponys.

7 comentarios:

laura dijo...

AYYYY yo te mato!!!!! cómo cuentas el final? !!!!!!!!! ;-) ;-)
ay ay ay ay,..esa última frase!!!!
jajajajaj

bueeeeno, todo lo demás que has contado me ha abierto las ganas de verla. Tiene muy, muy buena pinta
Gracias!

Halo dijo...

ups sorry laura ! ahora mismo la quito.

bajo tu responsabilidad que lo mismo dices luego aquello de uffffffff que truño de peli española... que yo fui porque me las trago todas

laura dijo...

jjajaja ;-) yo también me las trago todas pero claro, luego critico!!!

Duczen dijo...

Spoiler!!! (una excusa para no leer tanto texto... jajaja).

Pd. Yo veo cine español.

Halo dijo...

entonces si claro

duczen si tu no lees las entradas de cine!!!!

bueno mira por lo menos los tres mantenemos la industria no creo que sea suficiente pero....

cosechadel66 dijo...

Pues añadamos un cuarto....

Y añadamos también que suelen tener una promoción de pena. No se trata de copiar (que no podrían) la promoción de las americanas, sino apostar por otro tipo, y como ejemplo, tu entrada.

Esta me la veo.

Carpe Diem

laura dijo...

y vaya cuatro!!! no se quejarán, ya quisieran muchos tenernos!