2011/04/05

Elvira Lindo - Lo que me queda por vivir


Afrontar un libro de Elvira Lindo es afrontar a estas alturas un paso más en la progresión literaria de la madrileña que novela a novela va dejando la temática más ligera y divertida para adentrarse en temas más "serios" o al menos menos abordados en un pasado.
He de reconocer que Una palabra tuya no me gustó, no me gustó porque la intención de Lindo en este libro era el de presentar personajes que eran realmente desagradables y que, a mi en particular, se me hicieron insufribles. Tenía un pequeño prejucio pues a la hora de enfrentarme a Lo que me queda por vivir pero me apetecía que me gustase, me apetece que me guste Elvira Lindo porque cuando lo hace, lo hace mucho.
El libro se uibca en los 80, en esa época de cambio y en esa época en la que la protagonista está a medias entre lo que ha vivido y aprendido y a lo que se enfrenta. Para colmo, la vida la pone en una situación no complicada pero si diferente a la que había imaginado. Es una madre joven y está sola, está sola y no sabe muy bien hacia donde va su vida pero toma las decisiones que considera adecuadas con su forma de ser. Lo que me queda por vivir es una historia de coherencia, con tintes autobiográficos que no es una comedia, no es un drama tampoco, es una historia como tantas debió haber en aquella época y que ahora nos pueden parecer un poco lejanas pero no lo son tanto, apenas veinte años, y todo el mundo sabe que veinte años no son nada, pero a veces son un mundo y te cambian la vida. Al terminar el libro la sensación es buena, es estupenda diría yo. La vida se conforma de decisiones, de casualidades y de esfuerzo, y aunque haya rachas malas, la vida al final es lo que tu quieras y lo que tu disfrutes de lo que ésta te ofrezca aunque en ocasiones te supere.
Y no me gusta comparar, pero leyendo a Elvira Lindo me pasa como cuando escucho a Oasis, que siempre acabo escuchando a The Beatles. Cuando empiezo con Elvira siempre me quedo con gana de Almudena Grandes. Son tonterías mías... no hay que darle más vueltas pero es así. 

Muchas gracias a Carol por el regalo y por animarme a escribir. Creo que había perdido las buenas costumbres y espero recuperarlas plenamente. Ahora en la lista de libros, y después de una trilogía vampírica de las clásicas quedan Murakami; Buyology y La Montaña Mágica... son los retos de esta primera mitad de año. 

5 comentarios:

calamarin dijo...

Yo también me alego de que vuelvas a escribir... tanto twiter, tanto twiter!!!... y también tengo pendiente a Murakami. Y algo de Elvira debería leer (aunque reconozco que me da un poco de pereza esta mujer)

Stardust dijo...

Yo soy mas de novela histórica, aunque no tiene mala pinta. Al estar ambientada en mi época, seguro que me trae recuerdos. Sin querer parecer machista, a priori, me parece más adecuado para el publico femenino ya que seguramente lo entenderá mejor.
s2!!!

Ros dijo...

calamarín, elvira es estupenda para periódico, en libro a mi no sé, no me llena. :).

Stardust.... me encanta la literatura de esa época.... y sí, yo creo que el libro es más de público femenino... yo ya prefiero antes a su santo que a ella :)

Carol dijo...

Cómo me alegra haber contribuído al empujoncito de ánimo, regresas por la puerta grande con reseña larga!! Pues a mi esta mujer no sé, me da un poco de pereza, y con lo que cuentas del libro más aún, y eso que Manolito Gafotas si que me hace gracia, pero me temo que en su faceta de escritora adulta y seria es demasiado seria para mi. Muchos besos!

Ros dijo...

si señor, me has animado bastante, que una sabe que el blog es cuestión de constancia pero a veces escribir se hace cuesta arriba. Y si, si no te sientes con ganas... mejor déjala para cuando te llame la atención... yo creo que voy a dejarla un poco ahí, en cuarentena.
Besotes también para ti.