2007/06/29

Relato



La felicidad son momentos. Mi momento llegaba cada tarde, cuando él bajaba las escaleras con paso calmado y firme, con un movimiento fresco a pesar de salir de trabajar, cuando el sol se escondía tras los árboles y a veces me impedía verle. La felicidad llegaba cuando al llegar al final de la escalera, él llegaba como el primer día, me sonreía y me daba un beso.

3 comentarios:

Landahlauts dijo...

Sí que son momentos, sí.

Si fuera un estado vital... empacharía.

Saluditos de viernes, Ros.

Halo dijo...

mmmmmmm yo creo que conozco gente que vive así.... !!!!!!

ay landa que semana que llevamos.... a ver si nos ponemos volúmenes en breve y nos tomamos unas cañas!!!!!!

viernes de antesala conciertil... que buena pinta tiene!!!!

Landahlauts dijo...

Una semana fea, sí.

Orfidal voy a tomar yo... pa los nervios.

:)

Disfruta, amiga.