2008/04/23

El día del libro

Me encanta el día del libro. Desde pequeña mi señora madre se empeñó en inculcarnos aquello de leer como hábito y recuerdo que no cumplidos los 4 años mi día favorito era el domingo, cuando mi padre me compraba el Don Miki de turno en el kiosko del barrio.

Después vinieron muchos otros, tebeos, revistas, libros, de Superlópez al Capitán Trueno, de Tintín al Spirou, del Cimoc al Jueves o el Primera Línea de mi hermano. De los libros de Los Cinco y los Hollister a Tomas Sharpe, de Henry James o Houllebeq. El caso es que me provoca una tremenda envidia la obra gráfica de los creativos, el poder resumir en una imagen un concepto o una idea me parece sencillamente genial, máxime cuando me transmite algún tipo de emoción, sea esta positiva o negativa. Sin embargo, no puedo evitarlo, la mayor parte de mi memoria visual está basada en descripciones narrativas conformadas a partir de lecturas. Esto forma parte de mi pertenencia a otra época y no es ningún tipo de trauma, es algo que está probado no me digáis por qué tipo de estudio pero en uno de estos que hacen los americanos acerca de la teoría de la comunicación y su evolución y cómo la evolución de la tecnología implica una nueva manera de comprensión y relación con ella. Esto es lo que explica que tus padres no se adapten a los cambios tecnológicos o que una servidora esté totalmente descolgada de todo tipo de ocio informático y las consolas, no son de mi época o la de mi familia y no me resultan atractivos. Es lo que hay, no más. Esperaré a tener hijos o a que mis sobrinos crezcan para que me enseñen a disfrutar de esto.


Bueno que me desvío y esto es una entrada al estilo yo, mi, me, conmigo que para eso esto es un blog personal y sin criterio. Cada vez leo menos... es triste decirlo pero es así, mientras que disfrutar de música o imágenes es algo que no implica un esfuerzo y concentración excesivos (la mayor parte de las veces), el hecho de zambullirte en un libro requiere que te dejes llevar por él y la historia que cuenta. Y esto me encanta pero cada vez me da más pereza. Y además supone la configuración de un universo particular que creas tú según tus gustos y valores mentales. Si a todo esto unimos que una servidora ha vivido siempre a menos de 200 metros de la biblioteca de la aldea (antes y ahora), pues esto ha servido para que haya devorado libros dejándome llevar por el título o por una carátula llamativa... lamento decir que no soy de esas personas que tiene que saber la sinopsis o conocer el autor... yo he tenido rachas en las que empezaba por un pasillo y según fuera el título o la portada me dejaba llevar y me gustaba que estuviera muy sobado, eso es que lo ha leído y disfrutado mucha gente y algo querría decir... ahora la verdad que estoy más petarda y suelo dejarme llevar por las editoriales... o simplemente aquellos de los autores que me gustan como Martin Amis o Almudena Grandes. Pero lo que más me gusta es que ahora mismo mi mesilla se nutre de las visitas a casa de mis amigos, así que hace siglos que no piso la biblioteca...y el montón no para de crecer, Las Benévolas está formando un cuello de botella que no puedo evitar... me deja muy plof.

Así que celebren el día del libro, aunque sea leyendo el ADN del metro y por favor, no es necesario leer El Quijote, por lo menos no para hacer que un crío se enganche a la lectura... mejor pásenle algo de la Highsmith es un valor seguro y engancha... a mi me encantan sus novelas de misterio y pienso que para que te guste leer tienes que disfrutar, con El Quijote dudo mucho que alguien lo haga (afortunadamente lo he borrado de mi memoria una vez leído por imposición).


O lean mandarina... que para eso unos cuantos hacemos el tonto todas las semanas.

Y con esto y un bizcocho que me voy a zampar ahora mismo... hasta mañana por estos lares...

7 comentarios:

Pino dijo...

A mi también me gusta el día del libro...y la verdad que la tradición de algunas zonas de regalar un libro en este día no estaría mal, verdad?

Halo dijo...

ya pero libros para todos no???? y si son rosas... que se gasten la pasta y que sea al menos azules... tu estudia que ya tendrás tiempo de leer...

Funksturm dijo...

Yo tengo épocas de lectorrea en las que devoro libro tras libro y luego paso por períodos de lectosequía en los que tan solo pensar en leer me llena de apatía. Eso sí, siempre estoy encantado de hacer acopio de libros en la FNAC o La Casa del Libro para las épocas lectorreicas, que al final terminan llegando.

Halo dijo...

tu tienes mucho peligro entre los libros, los vinilos .... mmmmmmmmmm y los vips... esos libros tan llamativos de los vips!!!!!! yo creo que voy a hacer un paréntesis y me voy a leer algún bestseller.... que tengo a bukowsky en la mesilla y necesito algo light....

ISOBEL dijo...

pues como ya tienes libros, te dejo una rosa, besos

Capri c'est fini dijo...

Bien por el día del Libro, que las librerías estén llenas al menos un día al año ya me parece noticia y de las buenas. No me parece mal tu método de selección, en serio, yo muchas veces lo he utilizado y a veces te encuentras con muy buenas sorpresas. Un saludo.

Halo dijo...

tanke you isa...

capri c'est fini.. bienvenido, tengo que dedicarte tiempo con calma, tu blog lo merece...

jueves!!!!!!!!!!