2008/06/13

John Cusack: un clásico para treintañer@s...

Despues de mes y medio sin vivir en mí me tomo el café con ganas de recuperar la cartelera, los libros de mi mesilla, la compra que llene mi nevera de algo que no sea cerveza que la última película que fui a ver fue Casual Day y ya hace un tiempo para lo que es una. Y me encuento de repente con varias opciones interesantes como An American Crime o, más cercana y pasable, La vida sin Grace.
Creo que hablando con todas mis amigas y conocidas en varias tandas, es más hasta con los novios y maridos de muchas, he coincidido siempre todos los que tenemos gustos similares en John Cusac (vale, Steve Buscemi en otro sentido también es un fetiche o C. Walken según del grupo en los que se comente) como actor relevante de su generación.
Es un gran secundario que dirían los críticos al uso, su trabajo no destaca pero siempre asegura calidad (menos en City Hall ahí no ni de coña) y el adjetivo que más me gusta a mí aplicar a un actor es el de que es sincero, transmite veracidad en un personaje que no tiene nada que ver con él o incluso cuando así sea.
John CusacK nació más o menos cuando mi hermano y durante los 80 y 90 hizo un montón de películas que muchas personas disfrutamos las sobremesas de los sábados en la 1 cuando todavía era la primera cadena y antes de que RTVE remodelase los logotipos y las moscas de sus cadenas que finalmente cambiarán de nuevo en octubre y que nos dejarán sin logotipos clásicos ya para varias generaciones de televidentes.
Total, que desde pequeña he visto a John Cusack, le he disfrutando haciendo de adolescente enamorado y problemático, le he visto madurar e interpretar buenos papeles y he ido observando su progresión (no como a Edward Norton que todo este proceso le llevó, como mucho, unos dos años de intenso trabajo) le he visto trabajar con grandes y pequeños y tener papeles de verdadera locura (Cómo ser John Malkovich) que en los últimos años ha alternado con verdaderas porquerías... pero, si en una conversación entre treintañeros sacas el tema, seguro que todos estamos convencidos de que es un referente de su generación que no ha pasado al olvido como tantos otros de su época y que se convertirá en un estupendo secundario de Oscar al que merecerá la pena seguir su trabajo (como ha sido James Coburn o Gene Hackman o como era Jack Lemon hasta que se hizo archifamoso) y esto es lo que seguramente haré aunque la película tiene pinta de ser un pastelón si decido ir a ver La Vida de Grace. Ya les contaré.

2 comentarios:

Mus dijo...

¿Ya tienes el refrigerador lleno? :)

¿Qué hay?

Halo dijo...

cerveza y cocacola... para ser la nevera (el freezer que diría mi madre que queda muy brasileño) de un soltero solo me faltan los sobres de ketchup del mcdonalds... no te digo más