2008/12/03

Me sacas de la aldea...


El lunes estuvimos en un concierto preciosísimo de Ara Marikian en la Sala de Cámara del Auditorio Nacional y claro, me sacas de lo underground y lo cutre y, lo que es más, me llevas a un sitio de gente educada y no me hallo, es que no me encuentro por más que a una butaca de mí esté sentado un muchacho con una pulsera roñosa de pobreza cero (que tampoco es que me identifique mucho con él, pero me es más habitual coexistir en ambientes tangenciales al menos).
Así de pronto, al entrar me equivoqué de puerta, un argentino también y acabamos los dos en el mostrador de información... el muchacho buscaba otro concierto diferente al mío y, al preguntarle al señor dónde estaba la sala de cámara... me miró, se sonrió de oreja a oreja y me dijo, enfrente señorita (mira que detalle, señorita... ) que una ya no siente vergüenza de estas cosas... que yo he llegado a preguntar por el Palacio de los Deportes estando delante...
Total que llegamos y claro yo la imagen que tengo de semejante sitio es la de la Reina en los conciertos esos que daba Karajan y otro señor que no piloto... y al entrar oigan... qué momento que bonito... que bonito al estilo retro hortera pero elegantón... me ponen la boina y soy como Lina Morgan al llegar del pueblo... que yo pensaba que esto era de los años 70 por los doraos, las maderas (roble y nogal muy bien elegidas y de total actualidad en decoración de interiores) y la decoración en sí.
Pues no, el edificio es de 1988, fíjate tú que cosas... y nada, que la sala es muy cuca, tal y como se están poniendo las cosas en Madrid, el próximo concierto de Deluxe o Iván Ferreiro podría ser allí para evitar aglomeraciones y denuncias y tal... y las lámparas sencillamente impresionantes, muy setenteras que yo me acordé mucho de mi funks... y muy doradas, muy de James Bond en la etapa de Roger Moore.
El concierto era benéfico y se retransmitirá en Nochebuena por la 2 y la gente de la orquesta muy joven y apañada. El dress code para hombres... bien, conseguido, majete, pantalón y camisa negra. Los zapatos... en fin... no os pasa que véis a alguien y de repente el zapato le mata... pues algunos de los músicos eran así... no a los zapatos de suela de goma, en estos eventos hay que llevar, zapatos de brillo pero no de charol, de cordones y con suela de cuero. Los de Ara Marikian estaban decorados, no me acuerdo del nombre que tienen este estilo pero tienen uno. Para ellas el problema no estaba en los zapatos... era el estilismo en sí, lo ideal y discreto es ir con pantalón y camisa negra... en su defecto vestido cóctel, y las excepciones brillaban con luz propia. Una muchacha oriental llevaba unos zapatos de pornostar con los que tenía que ser complicado tocar cuando menos.
Y la música como diría nuestra princesa, era tan hermosa... en serio, las tres variaciones de las cuatro estaciones a cada cual más triste y la forma de tocar y de vivirlo de Marikian (que yo no conocía más que de oídas) sencillamente genial. Y en esas ocurre que se te pasan dos horas y media sin darte cuenta y si hubiera sido posible tener una cama al lado me hubiera ido a dormir en un estado de paz con el mundo y conmigo misma, cosa de por sí harto difícil.
Fue una bonita noche de invierno que hay que repetir en modo random cada estación porque no todo puede ser perreo y canto del loco.
p.d. y yo creía que la sala donde estábamos era donde va la reina y le dan florecicas.. pero no... esta es la pequeña, mucho más adecuada para gente como yo.
Muy bonito el concierto, el sonido, el propósito del mismo y las sensaciones transmitidas. El folleto del acto horrendo, si me callo me muero.

10 comentarios:

Funksturm dijo...

A mí el barroco me vá, pero prefiero con diferencia a Händl o Bach, y la música de cámara a la orquestal, y bueno, el clavicémbalo ya ni te cuento como me pone. Yo creo que en otra vida tuve que ser un fiestero barroco. En general es que prefiero lo alemán a lo italiano, cosas personales, oiga, desde aquí todo mi respeto a Vivaldi y a Verdi.

Habrá que ir al Auditorio Nacional a conocerlo en alguna ocasión, a ver si avisas de eso y no de cosas que se etiqueten con "Fusión", BRRRRRRRRRR!!! Qué repelús! De momento lo más cerca que he estado de vivir una experiencia así de classy ha sido alguna mañana de domingo que fui al auditorio de la Juan March, que oye, éste sí que es 1970s de verdad y eso, quieras que no, se nota en el ambiente.

RMN dijo...

Tú lo que echaste en falta fue el ramo de flores... Para sentirte señorona totalmente :D

Halo dijo...

ottia hay una expo de el arte conceptual ruso.... vamos?????

ains... pues lo de fusion está que te mueres... mira el myspace de daniel de las heras... mmmmmmmm

las lamparas mira qué lamparas....!!!!!

nos dias miercoles!!!!!!

desde aquí reconozco mi ignorancia absoluta del mundo clasico... me echaban de clase en el insti y luego no insistí...

Halo dijo...

rmn tienes toda la razón... yo quería una niña que me trajera un ramo!!!!!

Señor Werty dijo...

Sabes que has visto nada más y nada menos que a uno de los mejores violinistas del mundo??? pero si no me equivoco es Malikian, creo eeeeh, a este hombre lo plantaron en mitad del metro de Madrid a tocar durante media hora y la gente pasaba como si tal cosa, fue una copia de lo que hicieron en Washington con Joshua Bell (puede que el mejor violinista del mundo) que durante una hora tocó y nadie se paraba, sólo lo reconoció una persona, formaba parte de un experimento donde se preguntaban si con el ritmo de vida que llevamos tenemos tiempo para la belleza. Por si te interesa te dejo el vídeo del asuntillo en cuestión http://es.youtube.com/watch?v=hnOPu0_YWhw

Sau2

Halo dijo...

pues yo no entiendo pero fue genial si... y el señor es encantador, lo vive vaya.
gracias por el video

Duczen dijo...

Malikian colabora también en el último de Extremoduro.

Si es verdad, no tenemos tiempo para detenernos... por lo menos con algunos blogs hacemos un stop.

Parece un cuento. ¿No te picarías con una rueca también?. :D

Halo dijo...

no he entendido la mitad de lo que has puesto... pero soy yo... tampoco vamos a darle más vueltas... a extremoduro no lo controlo de nunca... yo escuchaba a prodigy a los 15...
era tan hermoso todo el cuento duczen... qué bonito...`pero no vi nada no

Duczen dijo...

Je. Entonces escribiré sólo la mitad que se entiende. Quería decir que

Halo dijo...

mucho mejor donde va a parar