2010/04/13

El Escritor

Ultimamente estoy que es que me salgo, película gafapasta que hay película gafapasta que no veo, eso sí, todo lo que sea mass media y relacionado con libros, allá que voy a verlo. Si hace unas semanas tuve la genial idea de ir a ver El Libro de Eli (película que no recomiendo a nadie con un mínimo de racionalidad o buen gusto) porque aparecía Gary (Ohmygod) Oldman, en esta ocasión ha sido el binomio Polanski - McGregor el que ha hecho que fuera al cine a disfrutar de una película de acción de esas de la gente sencilla, de esas que a los que van a ver Dogma les da repelús, de esas que los orientales no podrían ver porque el exceso del ritmo en la peli les pondría nerviosos. De esas que es necesario ver de vez en cuando porque el cine de evasión es muy sano y porque además esta película ha servido para que su director se redimiera (una vez más) ante el mundo mundial y además haya recibido por eso el Oso de Plata al mejor director en el Festival de Berlín de este año.

No voy a hacer ningún tipo de spoiler: la película tiene una historia de acción, tiene un ritmo rápido y tiene además política de por medio (todo parece ser que apunta mucho al mandato de Blair). Además tiene un poco de sexo, unos paisajes preciosos y unos imprescindibles product placement muy bien puestos, quizás excesivos en algunos momentos, pero los menos.

La actuación de los actores es correcta, bastante más que correcta y tanto Brosnan como McGregor hacen creíbles sus respectivos papeles, si bien es el segundo el que sale victorioso y salva la película de ser una más de intriga política de esas de teleserie.

Además sirve para ver cómo ha envejecido Timothy Hutton (el de Beautiful Girls sí) y Jim Belushi, pero sobre todo, sirve para evadirse de la realidad y dejarte llevar por el momento. Personalmente a mí  las películas de acción de Polanski me gustan y casi prefiero ir a verlas sola ya que suelen ser de esas que me da por coger al de al lado del brazo o darle un manotazo si me pongo nerviosa.

El título desafortunado en la traducción no logra tener la fuerza que tiene el original ya que el Ghost Writer es el "Negro" que nosotros solemos conocer en estos casos y, a pesar de que se explica en la película lo que es, pierde mucha gracia. Es como cuando Brad Pitt se hacía llamar John Doe en la película esta en que representaba la muerte y en España John Doe no es nadie mientras que en los países anglosajones es un comodín muy utilizado.

El Escritor es una película entretenida que no pasará a la historia por ser una gran película pero no todas pueden hacerlo. A mí con haberme entretenido, me ha parecido estupenda.

P.D. Pero voy a ir a ver Amerrika y La Cinta Blanca al Cineclub para no perder las buenas costumbres.

2 comentarios:

Ana R. dijo...

Pues gracias por la recomendación. Me he vuelto fan incondicional de McGregor (me estoy haciendo con toda su filmografía) y Brosnan también me gusta. Así que si dices que es entretenida, seguramente iré a verla :D

Ros dijo...

hola Ana!!!
Pues espero que te gsute :)