2011/02/02

Arrebato - Iván Zulueta - Escena Contemporánea - La Casa Encendida


Ayer estuvimos viendo en La Casa Encendida la película Arrebato, de Iván Zulueta. Esta proyección se encuentra dentro del programa Escena Contemporánea que este año cumple su XI edición.
Arrebato es una película de culto y como a veces perseguimos a la cultura antes de encontrárnosla de bruces... fuimos a verla. El sonido era malo malísimo pero debe ser propio de la grabación, eso hizo que fuera más difícil seguirla. Aguantamos los primeros 45 mínutos estoicamente y, a partir de la hora y veinte la película comenzó a merecer la pena. No digo que el comienzo fuera malo, pero es que era muy denso y experimental y además eso, con mal sonido. Sin embargo la última media hora fue realmente estupenda, lo que esperaba de la película nada más ver salir en la primera escena a Antonio Gasset (ay madre ahora viene la Berlinale y yo en estas épocas me acuerdo siempre de él y de su hija). 
La película trata (creo) de cómo captar el momento de Arrebato de alguien y en esa búsqueda está Pedro, un joven que vive con su madre encerrado en una casa en el campo. Jóse es una persona que entra en contacto con él dos veces y al que Pedro explica su particular visión del cine y de lo que significa porque él también forma parte del mundo del cine.
La película comienza con el envío de Pedro a Jóse de una cinta y el transcurso de la acción se desarrolla en ese intervalo de tiempo en el que Jóse recuerda la historia de Pedro hasta llegar al momento de recibir la cinta. Más allá de la historia que cuenta la película están los símbolos que utilizan, el sexo (o la falta de él), las drogas, el cine como proceso creativo, su repercusión en los cineastas y las crisis y paranoias de estos mismos convierten a Arrebato en un producto que si que encaja del todo con la etiqueta que le han puesto de de cine de culto y que en ocasiones como ésta merece la pena ver de nuevo en pantalla grande.
Dejando un poco a un lado el tono descriptivo, qué ambientación, que vestuario, qué ochentas más decadentes y más liberales que eran aquéllos (en realidad la película es de 1979) en este nuestro país y cómo han cambiado el tiempo y el cine y la libertad de expresión desde entonces (así reflexión en modo entre viejuno y gafapasta para terminar).
Como dato curioso y una vez que te pones a leer un poquito acerca de la figura de Iván Zulueta, me parece curioso que su padre fuera director del Festival de Cine de San Sebastían, que él estudio diseño publicitario en Nueva York en su juventud o que fue el responsable del cartel de la película de Almodóvar Laberinto de Pasiones, una de las que recuerdo que me gustaban a mí de las primeras.
Y chico, a mi me gusta Eusebio Poncela, me parece muy interesante, aquí aparece bastante joven pero es que este señor tiene un no se qué que a mi me atrae.

13 comentarios:

raúl dijo...

45 minutos de "a ver si" requiere buena dosis de estoicidad, desde luego, aunque si la espera merece la pena son minutos bien invertidos. no he visto la peli, pero me gustan estos retratos "underground" de época, siempre es curioso retrotaerse a escenarios tan próximos en el tiempo y a la vez tan lejanos, y me gusta poncela, ya lo creo, es un gran actor. me la apunto.

Ros dijo...

si, aguantamos ahí como jabatas porque en el día gafapasta no nos puede nadie que cosas peores hemos visto. Bajátela y escúchala con cascos, seguro que es mejor que lo que escuchamos nosotros. Es una frikada del quince, ríete tú de los modernos de ahora, esos si que eran underground... :)

Ferran dijo...

Además coincide que como casi todas las pelis de "culto", fué un fracaso de taquilla.. yo el recuerdo que tengo de la peli, es la movida madrileña en pleno auge,al límite como los personajes...Poncela es con los que no acabo de sintonizar..me pasa con otros consagrados también..

Stardust dijo...

Esa película me la tengo apuntada como pte de ver. Se hace referencia a ella en el libro: La Movida. Una crónica de los 80 (buenisimo)de Jose Manuel Lechado.
Trataré de hacerme con ella sin que me persiga la SINDE.
De vez en cuando me mola ver pelis de la epoca (Os acordais del Pico??).

Ros dijo...

Ferrán si, parece que sino fracasan en taquilla luego no pueden ser "recuperadas" por esa minoría tan sabia...

Stardust, tiene su punto, sobre todo la última parte. Uy el pico y Perros/as callejeras!!!! eso hoy en día no se podría hacer.. seguro!!!!

Ipodificada dijo...

Poncela es el Ed Harris español, y si que tiene algo que atrae.

Ros dijo...

ottia tía es verdad!!!! lo has clavado!!!!

trasgu dijo...

Ví la peli hace tiempo en la 2 y me gustó mucho.
Poncela mola!!

Anónimo dijo...

arrebato es un peliculón que merece ser revisitado más de una vez, una pena el sonido de la casa encendida el otro día, aunque lo importante pudo entenderse: la búsqueda del arrebato en el arte o en la vida como rememoración de esos momentos de la infancia en los cuales la existencia de nuestro propio yo era olvidada al sumergirse en algo más puro y profundo en lo cual nosotros no importabamos y ante lo cual sólo podemos abandonarnos y arrebatarnos. todos lo hemos vivido (ya sea con cromos, películas de disney, personas o drogas); algunos simplemente parecen olvidarlo y otros nos pasaremos nuestra vida buscando algo que nos lleve al mismo lugar de poder y pureza incontrolable. zulueta eligió buscarlo y pasó años metido en la heroína tras esta película lo que la hace aun más poderosa.

Ros dijo...

el sonido era malo de la película, no culpa de la casa encendida...

Ros dijo...

En mi opinión ese momento de fascinación provocado en la vida por el arte, las personas o cualquier otro tipo de fascinación individual no se remite al arte ni es específico de un artista. Las fascinación, arrebato, síndrome de Stendhal por parte de una persona ante algo que la deje sin palabras es una sensación que, si bien se desdibuja con el tiempo, no es algo que la mayoría de la gente no pueda realizar. El hacerlo a través de la heroina y no saber controlarlo me parece un poquito arriesgado. Me quedo con la gente de esa generación que, aún habiendo disfrutado y estando al límite, supo tener la cabeza suficiente para ver en qué momento justo parar y enfocar y canalizar esa búsqueda y energía hacia otros terrenos y vías creativas.

Todos somos creativos, todos tenemos sensibilidad y todos podemos disfrutar de sensaciones parecidas, incluso aquellos que no realizamos ni llevamos a cabo ninguna tarea denominada "artística".

Carol dijo...

pedazo de peli, he de reconocer que un ratito al principio me dormí (je je no sé por qué confieso), pero en conjunto, y sobre todo a medida que se iba acercando el final, me enganché totalmente. Como bien dices, ya querrían muchos modernuquis de hoy hacer algo así.

Y dos frikadas del día: a mí también me gusta Poncela, objetivamente es raro, pero no sé, tiene algo que me atrae. Y, ¿sabes que rodaron esta peli en los edificios megaaltos que hay en la plaza de los cubos?

Ros dijo...

noooooooooo no lo sabía!!!! joer que estuve un buen rato pensando dónde coño estaría hecho eso!!! Muchas gracias por la info :)