2011/11/22

Münchhausen - Teatro Valle Inclán


Decía Ana Karenina aquello de "Todas las familias dichosas se parecen, pero las infelices lo son cada una a su manera" y así es cómo puede definirse la historia de Münchhausen, la historia de una familia que lo tenía todo para ser féliz y que sin embargo vive con una profunda tristeza que tiene sus raíces en cada uno de sus personajes, desde la abuela, una estupenda Tereza Lozano cuya veteranía se une a su buen hacer junto al resto del elenco: Carmen Conesa como la madre, una madre atenta y cuidadosa y, al mismo tiempo, fría y distante; Adolfo Fernández, cuya presencia es mínima en la obra pero no por ello menos buena, la verdad es que este señor haga lo que haga lo borda. Lo mejor de la obra son los dos personajes más jóvenes: David Castillo, el Johnatan de Aída y Samuel Viyuela, hijo de Pepe Viyuela. La obra es tensa en cada uno de los minutos de su duración y tanto David como Samuel consiguen mantener la tensión y la emoción en cada momento. El peso de toda la representación recae sobre David Castillo al que vemos muy alejado de su faceta cómica y que en esta ocasión se nos rebela como un estupendo actor dramático. La réplica de su personaje la da Samuel Viyuela, también habitual de series de televisión desde niño y que a pesar de su juventud realiza un estupendo trabajo.

La escenografía de la obra es sencilla y dinámica y nos muestra los dos planos en el que Nick, el protagonista, habla con su hermano fallecido y también nos muestra una multiplicidad de escenarios en un recinto pequeño. La ambientación es atemporal, pero si que se nos muestra en una época cercana a pesar de la caracterización de Carmen Conesa, al que han impuesto un estilo muy de los años '50 que le queda divino.

La obra es un auténtico drama pero bien construido, bien realizado y bien interpretado, quizás por eso ganó en 2007 el premio Assitej - España. Estará en cartel hasta el próximo día 23 de diciembre y tenéis más información en la página del Centro Dramático Nacional.

P.D. La actriz que hace de hija de Carmen Conesa, Macarena Sanz, es la más normalita de todos y, sin hacerlo mal, me cayó mal porque, si tienes amigos a los que invitas a verte al teatro, diles que se comporten y no aplaudan cuando tú actúas y se rían en los momentos más dramáticos de la obra. Hay que aprender a comportarse en todos los sitios a los que vas. 

11 comentarios:

La mujer tirita dijo...

Uff! qué chungos los colegas ¿no?...

Señor Werty dijo...

Que buena recomendación, la verdad hace mucho que no voy al teatro, tengo que recuperarlo.

Sau2

Ros dijo...

La mujer tirita. Si, es una obra dura, pero está muy bien.

Sr. Werty... yo también lo tenía abandonado, casi casi como el blog :).


Gracias a ambos por la visita.

Carol dijo...

Tiene muy buena pinta, yo tb soy de las q tiene un poco abandonado el teatro aunq no por falta de ganas si no por el precio, es que están de un carero! Lo de los amigos de la actriz m parece increíble, menuda pandilla!

Ros dijo...

Carol si es que está la cosa jodia... a todo no se llega así que con tanquilidad. Lo de los amigos... ejem..... sin más comentarios.

Duczen dijo...

Buena entrada!!!!

Salí del teatro encantado de la vida. David Castill y Samuel Viyuela me gustaron mucho.

Coincido con la PD. Ya me extrañaba a mi que se rieran tanto en momentos que no eran para tanto. Los colegas de los colegas NO son mis colegas, como dirían Objetivo Birmania en la versión remasterizada 2011.

Ros dijo...

me alegro que te gustase :)

teatrorama dijo...

Ey, acabo de descubrir que tienes este rincón. Pués echaré un vistazo, sobre todo a la parte teatrera, qué bien!

Ros dijo...

Muchísimas gracias!. Está el pobre blog medio abandonado pero tengo el propósito de no dejarlo mucho más :).

Anónimo dijo...

¿Entendiste de que iba la obra? ¿Sabes lo que es el síndrome de Münhhausen? Creo que este comentario "una madre atenta y cuidadosa", denota que entendiste más bien poco.
Carmen Conosa es la peor de todo el reparto.
David Castillo me sorprendió, al igual que Macarena (ella no tiene la culpa de que haya idiotas en el patio de butacas) y Teresa Lozano.
El texto es algo desigual. Y Salva Bolta tiene algunos fallos, como el uso de los vídeos que nos aportan más bien poco (lo mismo hizo en el Dias Felices del Teatro Canal)

ejem, ejem...

Ros dijo...

Entiendo y conozco el síndrome de Münchausen lo que no quita para que al comienzo de la obra la madre aparezca así. Este blog es personal y no profesional así que lo que aquí aparecen vertidas son mis opiniones, con firma y nombre. Esta será la única respuesta que va a conseguir un anónimo al respecto.