2012/04/17

Mark Lanegan - Sala Kapital


Ese señor del fondo al que no se le ve, es Mark Lanegan. Es Mark Lanegan durante su actuación el pasado día 1 de abril en Kapital, lugar que jamás pensé que volvería a este sitio pasados los 25 pero mira, había motivo y volví. Presentaba con su banda, Blues Funeral, peazo de disco que se ha marcado después de hacer muchas colaboraciones con mucha gente. El disco es redondo, nunca mejor dicho, tiene de todo y a cualquiera que le guste la música le tiene que gustar. La voz de Mark Lanegan es inconfundible y pone la guinda final para que el pastel sea perfecto. 

Como ya le habíamos visto hace un par de años en la Joy Eslava y nos encantó decidimos volver a verle en su paso por España. Contando días nos encontramos con el detalle de críticas medio negativas que precedían a su actuación en Madrid. Resulta que a alguien se le ocurrió decir que la voz de Lanegan no sonaba en Bilbao y, a partir de ahí, todas las críticas y reseñas han sido en el mismo palo. Pues sinceramente, no es mi opinión. La voz de Lanegan sonaba como tenía que sonar dentro de una banda. Es como si quieres que la voz de Richard Hawley suene sólo su voz o la voz de Stuart Apples se escuche siempre por encima de los Tindersticks. No, la voz de Lanegan suena como tiene que sonar. Lo que a mi me parece realmente mal es que con toda la producción del disco, se presente en un escenario con una banda y no alcance un despliegue suficiente como para poder conseguir el sonido del disco, es más, que no se tirara hacia el lado rock que se le presupone para ser un cantante de rock. 

Por lo demás, la actitud de él me parece que es la que es. Que no es un tío extrovertido, que no voy a pedirle que me cuente si tiene una hija o que toma frenadol como  Nuno, el cantante de The Gift , no. De este señor espero que salga, cante y ya. Y el hecho de que se quedara a firmar en el puesto de merchandising ya me parece un logro. Y nada, que si te gusta Mark Lanegan el concierto te habrá merecido la pena, pero sino, el concierto que dió habrá sido insufrible. A mi me gustó, no es el concierto de mi vida, pero me gustó.